Extremadura Rural y Navidad 2020

Castaños de la zapatera

Extremadura Rural y Navidad 2020 la región tendrá un aislamiento perimetral entre el 23 de diciembre y el 6 de enero, pero se permiten los viajes para agrupamientos familiares

Hasta diez personas (contando a los niños) se podrán reunir en las comidas y cenas navideñas en Extremadura.

Eso sí, deben ser, como máximo, de dos núcleos de convivencia No se podrán, por tanto, juntar los familiares o amigos de tres o más hogares, lo que supondrá unas navidades diferentes para la mayoría de la población.

No será la única relajación puntual de las medidas. Para las noches de Nochebuena y Nochevieja se amplía el horario de circulación nocturna hasta la una y media de la madrugada.

Esta ampliación también estará vigente la noche del viernes 18 al sábado 19, fecha en la que se suelen celebrar las tradicionales cenas de empresa, y la Junta está sopesando si hacerlo en la del viernes 11 al sábado 12.

Así lo anunció este miércoles el consejero de Sanidad, José María Vergeles, que informó que se procederá al cierre perimetral de la comunidad autónoma entre el 23 de diciembre y el 6 de enero.

Esta restricción a la movilidad afecta al límite con Portugal. Es más, en el puente de la Constitución, que tendrá lugar este próximo fin de semana, Extremadura tampoco recurrirá al aislamiento.

La prohibición de entrada y salida del territorio extremeño tendrá excepciones.

La primera son las causas de fuerza mayor y la segunda afecta a las agrupaciones familiares. «Todas las comunidades seremos permeables a aquellas personas que se desplacen para acercarse a sus familiares», detalló el consejero, que no aclaró cómo se vigilarán esos movimientos de la población.

Sí remarcó que la región se adhirió al documento aprobado en el Consejo Interterritorial de Salud, celebrado este miércoles, en el que se incluyen las medidas mencionadas y una serie de recomendaciones que buscan la celebración «de unas fiestas seguras», en palabras del propio responsable de la Sanidad regional.

Estas directrices también afectan a los negocios de hostelería y a los comercios. Los primeros se beneficiarán de la relajación de las restricciones dirigidas a las reuniones, ya que también se podrán juntar hasta diez personas en bares y restaurantes durante las fechas navideñas.

Por el contrario, estará prohibido el consumo en la barra y se recomienda que no haya música ambiente ni televisiones con el sonido encendido. El objetivo es que los clientes no alcen la voz y así evitar la propagación de aerosoles.

Igualmente, seguirán vigentes las medidas de restricción de aforos, hasta el 40% en el interior y el 50% en las terrazas, que corresponden al nivel de alerta 3 en el que Extremadura permanecerá hasta el 10 de enero, tal y como detalló la portavoz de la Junta de Extremadura, Isabel Gil Rosiña.

Por su parte, en cuanto al comercio, se permitirá la celebración de mercadillos navideños, con un aforo máximo del 40%, y habrá permisividad sobre un mayor uso de la vía pública para los negocios.

El Interior

En el interior, como hasta ahora, el aforo tampoco podrá superar el 40%. «Vamos a pedir a los centros comerciales y a las calles comerciales que controlen el aforo para evitar aglomeraciones», dijo el consejero, que declaró que las medidas adoptadas buscan proteger la salud, pero también facilitar el desarrollo económico y social de la región en unas fechas que suponen un pico de negocio para sectores clave.

El mismo aforo podrán tener los templos religiosos. Solo el 40% para las celebraciones religiosas, que es el permitido en el mencionado nivel de alerta.

Se podrán desarrollar eventos navideños y culturales siempre que no supongan aglomeraciones de personas. Es decir, las cabalgatas de Reyes se tendrán que reinventar; los cines y teatros no podrán superar el 50% de aforo, y las carreras de San Silvestre se suspenderán.